Propuestas efímeras ©

Le propuse desvestirnos a palabras y mirarnos a cámara lenta, dejarnos las ganas rompiendo perezas y pasar los días matándonos de risa.

Él era de esos chicos por los que merece la pena arriesgarse, a pesar de intuir que saldrás perdiendo. Le quise tantas veces mientras sonreía…

Un buen día renegué del miedo, cerré los ojos y me lancé al abismo de su independencia, convirtiéndole desde entonces, en mi más maravilloso desastre

Aves suicidas ©

Atraída como un buitre a pedazos de carne muerta, observó tras la ventana el vuelo de las aves garabateando el cielo, en su garganta vibraba una risa fría y ligeramente histérica, necesitaba una copa bien cargada. Detestaba el sabor del alcohol pero el súbito calor que la invadió en la garganta y los efluvios que la abrasaron la nariz la reconfortaron.

-Aves suicidas, se dijo para sí misma, dando otro trago de su copa.

Leer más…

Supervivencia ©

Mientras se aplicaba la humedecida borla de algodón con toques ascendentes por las mejillas, los ojos empezaron a escocerse. Hacía tiempo había escuchado que el mejor antídoto para una situación compleja era realizar una tarea fútil. Pero, por lo visto, la meticulosa limpieza de cutis no era lo suficiente fútil. Se dejó la piel resplandeciente pero sus pensamientos eran de todo, menos serenos.

Cogió una de las fotografías del cristal del tocador y meditabunda le dio toques con los dedos… Sus ojos se clavaron en aquél rostro de hombre que en el momento presente representaban un “todo” para ella, y comenzó a meditar, sometiendo a tortura emocional cada gesto de amor inexistente por su parte, tras tanta evaluación acabó confinada en un obnubilado estupor de melancolía.

Leer más..